Posted in Reflexiones

¿Morirías por tus sueños? ¿o vivirías por ellos?

¿Morirías por tus sueños? ¿o vivirías por ellos? Seguramente, en alguna ocasión, nos hayan preguntado si estaríamos dispuestos a morir por ellos. Pero, ¿cuántas veces nos han preguntado si viviríamos por ellos?

Todos tenemos sueños. Y de muchos tipos, además. Desde sueños terrenales, como vivir en una isla paradisiaca, ser millonario o tener a nuestros pies a cualquier persona, hasta sueños idealistas de cambiar realidades colectivas, como puede ser eliminar brechas entre diferentes grupos sociales, encontrar la cura a una enfermedad o crear centros de atención para un determinado colectivo, por ejemplo.

Pero de entre todos estos ¿cómo podríamos identificar cuál es nuestro verdadero sueño? Bueno, si consideramos el primer grupo mencionado, rápidamente veremos que no son más que sueños coyunturales, fruto de unas necesidades terrenales, que vienen dada por el contexto en el que vivimos. Están bien, son sueños. ¿Por qué no? Pero si observamos el segundo grupo, vemos que estos tienen un origen mucho más profundo y un propósito y alcance mucho mayor.

 “Toda idea que para ti no se convierta en ideal, apaga una fuerza en tu alma; toda idea, en cambio, que se convierte en ideal, crea en tu ser fuerzas vitales”, Rudolf Steiner.

Ideas de las personas

Por lo tanto, nuestro verdadero sueño sería aquel que nos mantiene vivos y que podemos convertir en nuestro ideal. Poéticamente, podríamos decir que “nuestro sueño es aquel que hace que todo lo que hagamos desprenda un mismo aroma único. Un aroma a nuestro sueño”.

Morir o vivir por tus sueños

Entonces, ¿es por este tipo de sueños por los que una persona moriría? Bueno, realmente podrías morir por cualquier tipo de sueño, porque ¿cuánta gente no muere en su afán de acumular más y más riquezas? Quizás la pregunta esté en cuáles son los sueños por los que una persona viviría.

Y es que, si el verdadero sueño es aquel que prende una llama, aquel que te mantiene vivo, ¿por qué habrías que morir por él? Puede que la cuestión no esté tanto en morir por tu sueño como en vivir por él.

Por ello, persíguelo. Inténtalo. Da igual lo que cueste. Si fallas mil veces, ya conoces mil maneras de no hacerlo. Pero no te quedes con las ganas.

Y, sobre todo, no mueras por tu sueño. Vive para hacerlo realidad.

mi-sueño

2 thoughts on “¿Morirías por tus sueños? ¿o vivirías por ellos?

  1. Luismi felicitaciones por continuar en el viaje de la acción, la coherencia, disciplina y enfoque. Es un regalo tenerte en nuestras vidas. Gracias por la luz que traes a nosotros cada día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *